INI

Decía mamá Tila que cuando la tristeza parece no tener fin,

es probable que el alma, el ini, se nos haya caído en el río,

por nuestros ojos lloran y lloran; no puede detenerse.

Decía mamá Tila que cuando la tristeza se nos trepa

y nos agarra del cuello, nuestro ini se enferma

el aire empieza a faltarnos al respirar,

la boca se nos seca y las manos nos duelen.

Decía mamá Tila que para curar nuestro ini

hay que darse baños con agua de árnica,

baños con alcohol y con agua salada,

sólo así se nos deshinchará el corazón

y también el cuerpo.

Nadia López García

Nació en la mixteca de Oaxaca, su vida ha sido un ir y venir entre los campos de fresa en San Quintín Baja California, hasta la gran ciudad del Distrito Federal, donde actualmente radica. Estudió la Licenciatura en Pedagogía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; desde hace tiempo comenzó a escribir aquello que le han contado sus bisabuelos, aquello que escuchaba cuando iba a los cafetales y aquello que sueña. Escribe en su lengua del pueblo de la lluvia, mejor conocida como lengua mixteca.

Ver más

1 Comment

  1. Maria isabel atehortua dice:

    Ale….por casualidad me encontre con tu articulo….ud. siempre tan talentosa! Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *